Marca Violeta
4 errores de las marcas sobre género que se arreglan fácilmente

Errores de las marcas sobre género y cómo corregirlos

¿Todavía te expresas en términos binarios? Te contamos cómo reparar los errores de las marcas sobre género. ¡Evita ser irrelevante!

A medida que crece la conversación sobre inclusión, diversidad y la importancia de abordar estos temas en las esferas de negocios, el mercado parece poner más atención en los errores de las marcas sobre género y condenarlas más duramente. El resultado con frecuencia es un gran temor a nivel corporativo, de sumarse a la ola y tener un resultado negativo.

Una de las incidencias más comunes es sin duda la de pedir al personal, o a clientes, indicar su género; e incluir masculino y femenino como opciones.

Este es un error porque las palabras masculino y femenino no son géneros, sino designaciones de sexo. Mujer y hombre sí hacen referencia al género.

De acuerdo con Fast Company, con nuestra comprensión del género en plena transformación, las empresas que siguen cometiendo este error se arriesgan a alejar a audiencias actuales y potenciales, en distintos grupos de interés.

Hablemos de esa transformación. Quienes pertenecen a la generación millennial tienen una visión del género muy diferente a la de las generaciones anteriores, y la de la generación Z es aún más amplia. Los estudios han demostrado que la mayoría en ambos grupos cree que el género debe ser visto como un espectro y que el binario es obsoleto. Irregular Labs descubrió que el 23% de la Generación Z considera que cambiará su identidad de género al menos una vez en su vida.

23% de la Generación Z considera que cambiará su identidad de género al menos una vez en su vida.

En pocas palabras, las empresas deben aprender los fundamentos del género y adaptar su enfoque si quieren seguir atrayendo talento, y clientes en los próximos años.

Sexo y género no son lo mismo

El sexo de una persona se refiere al conjunto de características biológicas que la definen como hombre o mujer; y no son mutuamente excluyentes, ya que existen individuos que pueden poseer ambos. En general este se determina al nacer.

Por su parte, el género es un conjunto de comportamientos, actividades y roles que se atribuyen socialmente a aquello que significa ser hombre, o ser mujer. Estas características están fuertemente vinculadas a la cultura; por lo que sufren modificaciones a lo largo del tiempo, y varían de un entorno a otro.

Esto quiere decir que el género no está determinado por la genitalidad de un individuo, sino por la forma en que se percibe, se expresa y se identifica. En este sentido, no puede definirse de forma binaria como masculino o femenino, sino que existe un amplio espectro de posibilidades.

Adicionalmente tampoco podemos referirnos al aspecto sexual en términos binarios. Se estima que entre el 1 y e. 1.7% de la población humana tiene algún rasgo intersexual.

Uno de los errores de las marcas sobre género más comunes es confundir esta terminología y limitarla dentro de su comunicación.

Comprender a profundidad los conceptos sexo-género es fundamental para que las empresas puedan abordarlos en su comunicación de forma adecuada. Un informe de Pew descubrió que la mayor parte de quienes integran las generaciones Millennial y Z, creen que los formularios deberían centrarse en el género, e incluir opciones más allá de hombre y mujer.

De ahí que las empresas pronto necesitarán asegurar que desde la redacción de vacantes, hasta las encuestas de investigación de mercado, toda su comunicación es lo más incluyente posible.

Mentalidad binaria, GRAN obstáculo para la innovación

Una vez que entendemos los conceptos adecuadamente, es necesario reconocer la importancia de emplear las designaciones de género para referirnos a una persona, respetando en todo momento su identidad; y sobre todo sin limitar dichas designaciones a un paradigma binario.

Errores de las marcas sobre género

No obstante existen otras consideraciones importantes, especialmente en la forma en que la empresa se relaciona con sus clientes: ¿Es necesario conocer su género en primer lugar?, ¿cómo se utiliza esa información?

Atreverse a hacer esos cuestionamientos hoy en día es revolucionario. Durante décadas el marketing utilizó en género como eje rector para perfilar audiencias y desarrollar estrategias. Además lo utilizó desde un paradigma binario y alienado a la sexualidad; es decir, uno en el que la genitalidad era determinante en la visión que las empresas tenían de sus clientes y la forma en que se relacionaban con ellos.

Pero… ¿y si existe un camino mejor y más preciso para delinear a tu audiencia?

Liberarse del binarismo y dejar de hacer marketing y desarrollo de producto basado en el género puede conducir directo a la innovación.

Errores de las marcas sobre género

Pensemos, por ejemplo, en los esfuerzos de Hasbro por acercar a Cara de Papa a la neutralidad de género, deshaciéndose del prefijo Sr. que hasta el año pasado había acompañado el nombre del personaje.

Esfuerzos como este permiten a las infancias explorar su identidad libremente y sentirse representadas en el material lúdico con el que se divierten. Lo que tiene un impacto positivo en el desarrollo de su autoconcepto y su percepción del entorno.

La importancia de contar con asesoría en materia de género

Actualizar la terminología y abandonar la segmentación por género parecen soluciones sencillas a simple vista. Sin embargo, en la raíz de estos errores de las marcas sobre género a menudo existe un desafío profundo: La dirección de las empresas con frecuencia carece de las herramientas y marcos especializados necesarios para comprender la transformación que vivimos en materia de género.

El género es complejo, y el lenguaje que utilizamos para hablar de él está cambiando rápidamente. Para quienes hemos crecido en un mundo binario, puede ser difícil de entender.

Abordar estos temas de manera efectiva requiere de entrenamiento constante y deconstrucción de sesgos. Por ello es importante que las empresas sepan que no tienen que recorrer el camino solas. Buscar asesoría especializada en materia de género las ayudará a entenderlo mejor y prevenir daños a su reputación en el proceso.

Invertir tiempo en aprender sobre perspectiva de género y cómo aplicarla en las empresas hoy es vital. De lo contrario, las marcas se arriesgan a ser irrelevantes para las siguientes generaciones de talento y, peor aún, de clientes potenciales.

Cory Acosta

Fundadora y Directora de Marca Violeta. Es Lic. en Ciencias de la Comunicación, con maestría en Marketing y en Igualdad de Género. Cuenta con diez años de experiencia en comunicación de responsabilidad social corporativa.

Creadora de contenido y LinkedIn Top Voice en Equidad de Género 2022.

Consultora en Marketing de Reputación y Perspectiva de Género con enfoque de negocios, ha asesorado y capacitado a diversas marcas y organizaciones de la sociedad civil en México y Latinoamérica.

Deja un comentario

Te compartimos nuestro Diario de Gratitud para impulsar tu empoderamiento