Marca Violeta
Licencias-de-cuidado

Licencias de cuidado en tiempos de COVID

La pandemia continua dejando estragos en las familias, pero los gobiernos y empresas pueden equilibrar la balanza. ¡Es tiempo de restablecer el permiso familiar de paga por pandemia!

Latoya Hamilton acababa de aceptar un trabajo como asistente médico cuando recibió el aviso la semana pasada de que la escuela de su hija estaba en línea temporalmente. La madre soltera pidió tiempo libre. Cuando se lo negaron, hizo lo único que podía hacer: renunciar. Millones de padres y madres se enfrentan a esta realidad hoy en día. Hablemos de Licencias de cuidado en tiempos de COVID…

La nueva variante de Covid, Ómicron está golpeando a los padres al crear una ola de interrupciones debido a los cierres relacionados con la escasez de personal, así como a las cuarentenas y enfermedades de los niños. ¿Te suena familiar la historia de Latoya Hamilton?

Tengo que pagar mis facturas, pero no puedo dejar a mis hijos desatendidos en casa. ¿Que voy a hacer?

De acuerdo con un artículo de Fast Company, en EE.UU. durante la primera fase de la pandemia, algunos padres que trabajaban contaban con un apoyo por si la escuela o la guardería de sus hijas e hijos cerraba debido a COVID o si estos estaban en cuarentena. La Ley de respuesta al coronavirus de Families First (FFCRA) firmada por Trump en 2020, solicitaba a las empresas brindaran a las y los colaboradores licencia por enfermedad pagada o licencia familiar y médica ampliada por razones específicas relacionadas con COVID-19.

Un empleado califica para la licencia familiar ampliada si el empleado está cuidando a un niño o niña cuya escuela o lugar de cuidado está cerrado […] por razones relacionadas con COVID-19.

Letras chiquitas de las Licencias de cuidado

Aunque esta disposición parecía poder equilibrar la situación económica y laboral de los responsables del cuidado infantil, tiene sus propios huecos.

Estos mandatos vencieron a fines de 2020, y los créditos fiscales para que las empresas extiendan voluntariamente los beneficios vencieron en septiembre de 2021. Además el Congreso no ha hecho ningún movimiento público para restablecer las disposiciones que proporcionarían un salvavidas a millones de madres y padres.

Los derechos de licencia pagada de las y los colaboradores solo aplicaba a la empresas que contaran con menos de 500 colaboradoras o colaboradores; por lo que Amazon y American Airlines estaban exentas.

De acuerdo con una encuesta en 2021 de la Society for Human Resource Management encontró que el 92% de las empresas cubiertas tenían al menos una colaboradora o colaborador que usaba las disposiciones de licencia por enfermedad pagada de emergencia(EPSL); mientras que más de dos tercios tenían al menos un empleado que usaba la Licencia Médica Familiar de Emergencia (EFML).

Ante estas medidas, la Ley brinda a los empleadores cierto alivio financiero en forma de créditos fiscales dólar por dólar para los pagos de EFML o EPSL a las y los colaboradores, sujeto a ciertos límites.

Pero, estos beneficios expiraron y han dejado a las madres y padres trabajadores sin apoyo.

Más allá de la responsabilidad social

La responsabilidad de otorgar las licencias a las madres y padres va más allá de la normatividad, es buen momento para que las empresas se muestren empáticas y aliadas de sus colaboradores.

Restablecer las políticas de licencia de paga de emergencia sería un paso tangible para mostrar que el gobierno y empresas apoyan a las familias.

Además, la presencia de estos beneficios en la actualidad quizás dejaría un precedente para otras naciones vecinas, como es el caso de México y todo LATAM. Y también ejercería presión sobre otras grandes empresas para que hagan lo mismo dado el mercado laboral competitivo.

Aunque, algunas voces argumenta que restablecer la FFCRA es demasiado poco y demasiado tarde, especialmente porque es probable que la ola de Ómicron ha comenzado a alcanzar su punto máximo. Sin embargo, aprobar una versión modificada ahora ayudaría con la ola actual y podría incluir factores desencadenantes para la activación durante futuras oleadas de variantes.

Reconocer que las licencias de cuidado son una cuestión política, es un paso proactivo y de responsabilidad a la nueva realidad en que vivimos. Además, esta vez existiría la oportunidad de fortalecer la ley y llenar sus vacíos , por ejemplo, aumentando el límite de 500 empleados, algo que el presidente Biden pidió en enero de 2021.

Hay cuestiones de política que son complejas y matizadas, que requieren una deliberación larga y profunda. Asegurarse de que los padres tengan acceso a licencia pagada cuando la escuela de sus hijos cierra o su hijo está expuesto a Covid no es uno de ellos. El mejor momento para restablecer la Ley de respuesta al coronavirus de Families First fue hace varios meses. El segundo mejor momento es hoy.

El caso de P&G

Esta multinacional, que incluye entre sus productos artículos de limpieza y productos de cuidado personal dio un paso al frente en Licencias de cuidado. En 2020 anunciaron la renovación de esta política en LATAM.

Se otrorgan mínimo 8 semanas remuneradas de permiso por paternidad a los que se conviertan en mamás y papás biológicos, adoptivos, padres de parejas del mismo sexo y/o por subrogación.

Esta política flexible permite también a los padres o madres programar la licencia en el lapso de 18 meses, a fin de equilibrar sus responsabilidades laborales con las propias.

Estos antecedente puede ser un referente para algunos países y empresas que están comenzando a regular las licencias de cuidado. Aunque falta mucho camino, es una oportunidad de ir un paso más allá; y ofrecer políticas para sus colaboradores que favorezca la crianza, diversidad y equidad en el trabajo… en tiempos de COVID.

De acuerdo con un artículo de la ONU, las licencias forman parte de un conjunto de derechos laborales que permiten una conciliación entre trabajo y la vida personal.

Pero, eso no es todo, para las empresas y gobierno, el aumento de las licencias de cuidado en tiempos de COVID puede generar ahorros significativos en el gasto público en salud mental, gracias a que ofrece una garantía de ingresos para los tutores.

Otorgar las licencias también es reconocer que las empresas y gobiernos están haciendo lo correcto para apoyar a las familias. Más allá de cuestiones políticas y reglamentarias.

Deja un comentario

Te compartimos nuestro Diario de Gratitud para impulsar tu empoderamiento