Marca Violeta
Paternidad en el trabajo

Paternidad en el trabajo: ¡Lo que deben saber las empresas!

En ocasiones, las compañías exigen un tiempo que las familias monoparentales no pueden satisfacer, afectando así la paternidad en el trabajo.

Está la crianza de los hijos y está la crianza en solitario. No son las mismas actividades. Sin embargo, muchas organizaciones tratan a todos los padres por igual, según un nuevo artículo de Harvard Business Review. Hablemos de paternidad en el trabajo.

Paternidad en el trabajo

De acuerdo con Fast Company, casi uno de cada cuatro niños de EE.UU. son criados en solitario, un estilo de vida que se distingue por su carácter implacable: por la mañana, por el día, por la tarde y por la noche, los padres solteros están “pendientes”. Para los padres solitarios que no tienen buenas relaciones con sus co-padres, hay que añadir los conflictos y las facturas de manutención.

También hay ventajas: Muchos padres solitarios disfrutan de la concentración que pueden dedicar a sus hijos, y prefieren sus propios flujos y sistemas en la casa. Para las mujeres, la crianza en solitario puede suponer un trabajo doméstico y emocional mucho menor que la convivencia con una pareja poco igualitaria.

Paternidad en el trabajo_2

Pero las organizaciones, dicen los autores, tratan a los empleados como si todos tuvieran una pareja en casa cuando la necesitan.

Cuando las organizaciones presumen que todos los empleados tienen un sistema de apoyo, les exigen un tiempo que las familias monoparentales especialmente no pueden cumplir.

Las familias monoparentales rara vez abogan por sí mismas —y mucho menos articulan su situación— por temor a que sus compañeros y jefes las perciban como menos capaces en el trabajo. Son sobre todo las mujeres las que guardan este silencio, ya que la mayoría de los padres solteros son madres, y la mayoría (81%) trabaja.

La falta de comprensión también puede ser estresante. Los jefes y compañeros de trabajo de las parejas a menudo no pueden concebir la realidad de la vida sin tiempo libre, ni imaginar la crianza de los hijos sin poder hacer una pausa o un descanso.

Los compañeros de trabajo tampoco tienen en cuenta la sobrecarga mental que supone que un adulto dirija la vida de varios seres humanos, incluyendo cada decisión, vacaciones o actividad extraescolar. Esto da lugar a correos electrónicos de trabajo a las 9 de la noche, proyectos de última hora fuera del horario de trabajo e invitaciones a partidos de béisbol o cervezas a la hora de acostar a los niños.

Paternidad en el trabajo

La clave para las organizaciones, dicen los autores, es ayudar a las familias monoparentales a evitar el agotamiento, no acomodándolas especialmente, sino diseñando “sistemas y procesos de trabajo desde el principio que reconozcan que todos los trabajadores tienen responsabilidades de cuidado y vidas fuera del trabajo”.

Esto significa normalizar los horarios de trabajo saludables, la flexibilidad y el fomento de los descansos y las políticas de tiempo libre, prioridades que han avanzado convenientemente en muchas organizaciones desde la pandemia. Y ofrecer subsidios para el cuidado de los niños y la educación, un concepto muy popular que ofrecen pocas empresas y que casi todos los padres aplaudirían.

Cory Acosta

Fundadora y Directora de Marca Violeta. Es Lic. en Ciencias de la Comunicación, con maestría en Marketing y en Igualdad de Género. Cuenta con diez años de experiencia en comunicación de responsabilidad social corporativa.

Creadora de contenido y LinkedIn Top Voice en Equidad de Género 2022.

Consultora en Marketing de Reputación y Perspectiva de Género con enfoque de negocios, ha asesorado y capacitado a diversas marcas y organizaciones de la sociedad civil en México y Latinoamérica.

Deja un comentario

Te compartimos nuestro Diario de Gratitud para impulsar tu empoderamiento